Tras la comida del medio día llegamos a casa de Manuel. Dormidito hasta que lo separábamos de los brazos de su abuela, no quiso perderse la sesión atento a todos los sonidos que se sucedían en su habitación. Bajo un cielo de nubes muy especial fabricamos unas instantáneas que quedarán para la posteridad, una bonita etapa en la vida de Pepe e Inma que será recordada para siempre…

fotografia recien nacidos cadizfotografia recien nacidos cadizfotografia recien nacidos cadizfotografia recien nacidos cadizfotografia recien nacidos cadizfotografia recien nacidos cadiz

Comentarios Facebook

Comentarios

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *